Primer puesto en lo académico, pero emocionalmente jalado.

Varias veces nos hemos preguntado, cómo es posible que alumnos, egresados y ejecutivos con las mejores recomendaciones académicas no logran destacar en sus trabajos escalando en una carrera profesional brillante. Nadie desea trabajar con ellos, son personas que suelen aislarse y con poca capacidad de entender y manejar sus emociones. Y en el peor de los casos, con temperamento desbordados de ira y ansiedad queriendo demostrar su liderazgo y compromiso a través del “cargo”, y no de la capacidad de movilizar objetivos, reconocer las motivaciones del equipo y buscar la prosperidad de las personas. Normalmente, identificó esos comportamientos ausentes de inteligencia emocional desde el proceso de selección con preguntas enfocadas en conocer las motivaciones y energía del candidato, explorando experiencias pasadas que me permitan conocer comportamientos que lo llevaron al éxito o al fracaso. Por ejemplo:  ¿Quién te inspira y por qué?, Si empezaras una compañía mañana, ¿cuáles serían los tres valores más importantes que te acompañarían y por qué?, ¿Qué impresión crees que se llevan las personas que recién te conocen?, ¿Cuándo te enfadas, sabes exactamente el por qué?. Por el contrario, conocemos personas que no destacan  precisamente por su inteligencia académica, pero son muy felices creciendo en su carrera profesional, conformando equipos motivados, cumpliendo los objetivos, celebrando constantemente con humildad y  tienen relaciones personales duraderas, siendo admirados por su Liderazgo, Empatía y elevados niveles de Motivación.

Varios estudios han determinado que la inteligencia emocional dobla en importancia al coeficiente intelectual (agudeza mental) a la hora de conseguir éxito profesional. En el caso de líderes esta proporción es casi del 85%. Daniel Goleman tiene muchos estudios e investigaciones sobre la inteligencia emocional.

 

Entiende tus emociones y actúa desde un contexto real y positivo.

 Las personas tienden a molestarse y no saben el ¿Por qué?, no saben relacionar las emociones con situaciones pasadas para entender su origen, sin conocer y entender ¿Cuáles son los motivos verdaderos  que lo llevan a estar molesto?. Entonces, cómo podemos actuar en base a una emoción que no la escucho internamente, entiendo y acepto. “Si no me percato de mis emociones puedo quedar controlado por las mismas”.  El primer paso para no ser controlado por nuestras emociones es  ser consciente de nuestras  fortalezas, debilidades, virtudes y defectos, escribirlas en un papel e identificar situaciones pasadas donde estuvieron presentes. Esto permitirá descubrirte como persona siendo consciente de tus recursos para hacer frente a situaciones complejas o adversas. Frente a una situación que despierte una emoción positiva o negativa, trata de poner un nombre a esa emoción, intenta poseer un vocabulario muy amplio para describir la emoción. Las personas con inteligencia emocional tienen un vocabulario amplio para describir sus emociones, entenderlas y ponerlas en un contexto equilibrado entre lo racional y subjetivo. Algunos ejemplos:

  1. “Me siento molesto, fastidiado y enfadado porque no reconocen el logro de la forma que deseaba, a pesar que di todo de mí en el proyecto. El equipo también estuvo comprometido para lograr el objetivo”.
  2. “Me siento triste, desmotivado e ignorado porque la persona que me gusta me deja en visto y la veo conectada al WhatsApp”.
  3. “Me siento contento, orgullo y motivado porque logramos los objetivos y todos dimos lo mejor de nosotros siendo comprometidos con el proyecto”.
  4. “Me siento dolido porque mis amigos no están cuando yo los necesito”.

Describiendo nuestras emociones con detalle nos pone en un contexto real para conectarnos con nosotros mismos, y descubrir qué estamos sintiendo y cuál es el origen de esa emoción. Nos ayudará mucho más de lo creemos, nos dará un espacio para entender el por qué las personas actúan de esa forma, y procederemos a actuar desde un contexto nuevo, con un “yo” que visualiza todo el panorama y  siendo conscientes de las emociones involucradas. Aparecerán posibles escenarios que no teníamos mapeados cuando nos dejamos llevar por la emoción inicial. Veamos cómo puede cambiar el escenario después de identificar las emociones detalladamente y siendo conscientes de nuestras fortalezas y debilidades.

  1. “Que aprendizajes obtuve con el logro de este objetivo”, “será que esta empresa no tiene una cultura de reconocimiento”, “mi líder no sabe cómo reconocer cuando las cosas se hacen bien, quizás podría ayudarlo”.
  2. “Será que la persona que me interesa está ocupada atendiendo algo urgente”, “Realmente me debo poner triste por una persona que no me presta atención”, “es saludable estar pendiente de la respuesta de una persona que recién estoy conociendo”.
  3. “Aparte de estar contento, que aprendizajes obtuve de este proceso”, “Tengo que felicitar a los miembros del equipo, lo haré de forma grupal y después de forma individual”.
  4. “¿Les dije realmente a mis amigos que necesitaba conversar con ellos y que era urgente?”, “será que asumo que ellos tienen poderes especiales para adivinar cómo me siento”.

 

Regálate el momento para “poner cara de paisaje o multiplicar” y  después actuar

 Estas dos ejercicios, pueden ayudar frente a situaciones que nos llevan al límite, no reaccionar con ataques de ira, llanto o cualquier otra emoción desbordada. Nos ayuda a controlarnos y poder pensar bien las cosas antes de reaccionar de alguna forma que después nos podemos arrepentir. Puedes tener la razón , la idea genial, pero caíste en la provocación y echaste a perder una excelente oportunidad para mostrar tu planteamiento que pudo haber sido el mejor. Es un gran problema entre los jóvenes y ejecutivos que recién asumen posiciones de liderazgo. Lo mismo ocurre en las relaciones de pareja.

  • Una antigua líder que respeto y admiro mucho, me dio un excelente consejo de qué hacer mientras recibía una crítica destructiva o poco constructiva: “Alfredo mientras recibes un critica pon cara de admirar un paisaje (inmóvil), y trata de entender el por qué y para qué dice esa persona determinada crítica hacia mi o hacia el proceso. Entiende y siente detalladamente tus emociones presentes, respira profundamente y estructura una respuesta objetiva. Ensaya esa mirada frente a un espejo y veras como funciona. A veces tratamos de ser políticos, pero nuestro rostro dice todo lo contrario. Muchos líderes tienen ese problema y con su comunicación no verbal espantan cualquier idea nueva o feeback por parte de su equipo. Es algo que converso mucho en mis talleres con líderes y jóvenes que se están iniciando en el mundo laboral  o con emprendedores que están empezando a dirigir personas.
  • En clases de teatro me enseñaron otro truco frente a situaciones que despiertan emociones negativas. Mientras la recibes trata de realizar mentalmente una multiplicación difícil (37*56), y usa ese espacio para respirar, entender y estructurar tu respuesta a la persona que tienes al frente. Mírate en el espejo la cara que pones cuando realizas esa multiplicación mentalmente, es muy distinta a la cara que pondrías cuando recibes una crítica sin hacer la multiplicación.

La inteligencia emocional involucra disciplina y perseverancia

Aparte de conocernos, entender nuestra emociones y la de los demás (empatía) son varias las actitudes y comportamientos que tenemos que interiorizar. Te invito a escoger una o dos por mes para empezar a aplicarlo en nuestra vida personal y profesional. Estas permitirán desarrollar nuestra inteligencia emocional, conociéndonos un poco más para mejorar la toma de decisiones e incrementando nuestros resultados y bienestar personal.

  • Aumentar tus niveles de motivación (persistiendo a pesar de resultados negativos y evitar la búsqueda de placeres inmediatos que nos desenfocan de nuestra meta mayor).
  • Administrar tus relaciones (dando el verdadero valor a las situaciones que ocurren y personas involucradas, es probable que no sea tan grave la situación que sucedió o la opinión de la persona que las emitió no sea tan importante para nosotros). Tú das el valor a las palabras de las persona y al evento, tú permites que tanto te afecten determinadas circunstancias. Algunas veces en las sesiones de acompañamiento que realizo a ejecutivos me cuentan un evento que sucedió hace dos semanas con la misma emoción como si hubiera ocurrido hace una hora. El evento sucedió hace dos semanas y seguimos arrastrando las emociones negativas que nos desenfocan, desequilibran, paralizan y desgastan emocionalmente.
  • Rodearte de gente positiva, poner límites y ser firme cuando sea necesario.
  • Saber decir “No” con sensibilidad y sin arrepentimiento.
  • Elegir de forma inteligente en que gastar tu energía aprendiendo a gestionar los conflictos con los demás, valorar y celebrar tus logros personales, mirar el lado positivo de cada situación sin perder contexto de la realidad, abrir la mente a opiniones nuevas y distintas, estar dispuesto aprender de los demás y por supuesto hacer ejercicio de forma regular y disfrutarlo.

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”

(Aristóteles)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: